Guido Weber, Co-Fundador de @LittleBigChange, fue invitado a comentar en el Programa de Radio Gémica respecto de las metas de vida que tradicionalmente se tenían - Plantar un Árbol, Tener un Hijo, Escribir un Libro - y cuál es la realidad actual respecto de las mismas. En el programa se presentó @LittleBigChange y queremos invitarlos a que lo escuchen debajo en el minuto 28:36 y lo compartan entre sus amigos y conocidos. 

Esperamos que lo disfruten y no olviden de sintonizar Gémica los Jueves a las 23hs en FM 88.9 : ) 

Gracias Ceci Rossi por la invitación! 

 
 
Picture
Fuente: Guido's Spot
 
 
“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. 

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

ALBERT EINSTEIN

Fuente: Guido's Spot

 
 
Dos niños patinaban en un lago congelado de Alemania. Era una tarde nublada y fría.

Los niños jugaban despreocupados. De repente, el hielo se quebró y uno de los niños se cayó, quedando preso en la grieta del hielo. El otro, viendo su amigo preso y  congelándose, tiró un patín y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta, por fin, conseguir quebrarlo y liberar a su amigo. Cuando los bomberos llegaron y vieron lo que había pasado, preguntaron al niño:

- “¿Cómo lograste hacer eso?

¡¡¡Es imposible que consiguieras partir el hielo, siendo tan pequeño y con tan pocas fuerzas!!!

Al enterarse de la noticia  Albert Einstein, comentó:

- Yo sé cómo lo hizo…

- ¿Cómo? – Le preguntaron.

“Es sencillo, respondió Einstein, no había nadie para decirle que no era capaz”

“Dios nos hizo perfectos y no escoge a los capacitados, sino que capacita a los escogidos”.

Hacer o no hacer algo, sólo depende de nuestra voluntad y perseverancia’.

MORALEJA: Preocupate más por tu conciencia que por tu reputación. Porque por tu conciencia sos lo que sos, y por tu reputación sos lo que los otros piensan de vos. Y logicamnete lo que los otros piensan de vos, es problema de ellos.- Albert Einstein

Fuente: Guido's Spot

 
 
Aparentemente una de las patologías de las sociedades modernas es la despersonificación de los individuos que la componen. Descontento, malestar, insatisfacción caracteriza a gran parte de la población y los relega a ser espectadores de la realidad subjetiva en la que viven. 

Los bebés nacen y al año deben saber tres idiomas. No hay juguete que los conforme, siempre hay uno nuevo que puede proporcionar esos 15 minutos de satisfacción que luego otro deberá suplir. La tecnología consume gran parte de su tiempo. La calle, el club, manualidades, lectura, no son de su preferencia. Crecen. Las instituciones y la sociedad misma fomentan este fenómeno. Las personas son en función de lo que tienen. En la adolescencia se ve en cuanto al teléfono que se puede comprar, la notebook, el iPad, el BlackBerry, el auto, la casa de fin de semana, el yate,  todo es superficial, superfluo, sin contenido. Las personas son en función de lo que hacen. Idiomas, deportes, salidas nocturnas, relaciones poco profundas. En la adultez temprana entra en juego lo laboral y a qué institución, organización, empresa uno pertenece y los cargos que tiene. Desarrollo profesional, sueldo jugoso en una empresa, se forma una familia, se acelera el proceso de despersonificación. 

Todo apunta a mantener un nivel de vida vacío de sensaciones y sentidos. Las cosas tienen el poder. Lo que tenemos y lo que hacemos define quiénes somos. Los principios y los valores más básicos se encuentran en jaque. Las personas de esta sociedad moderna se quejan, se deprimen y responsabilizan al estado, a la economía, a sus padres, al vecino, de cualquier acontecimiento no fortuito. La atadura a las cosas los ha dejado sin personalidad propia, actitud, poder de decisión.  Cuán difícil es encontrar personas auténticas en la actualidad! Son pocas las que se animan a vivir, experimentar, equivocarse, crecer, creer y desafiar el status quo. 

Lo antes dicho no es más que el resultado del modelo económico reinante. El capitalismo ha llevado a que los individuos compren etiquetas para poner en su persona para crear su identidad. “Tengo un BMW, soy Licenciado, viaje 5 veces a Europa…”. Las cosas dominan. Cuando se le pregunta a alguien que quiere ser la respuesta gira en torno a esto. “Quiero ser ingeniero, tener una empresa, una casa grande.” Esta es la respuesta a que se quiere hacer o tener, nada tiene que ver con el ser… Es la necesidad de tener la que compromete hoy los recursos naturales de nuestro planeta, las personas se evalúan en función de esto, la gente es desdichada por lo que puede o no puede tener o hacer… 

El rol de los agentes de cambio en la actualidad es darle poder a las personas. Devolverles el poder de decisión. La felicidad tiene que ver con ser protagonistas de nuestras propias vidas, las sensaciones, los sentidos, las sutilezas de la vida. Sólo aquellos que realmente pueden observar un atardecer y disfrutarlo pueden entender esto que escribo. ¿Cuántos no ven un atardecer en años? ¿Cuántos no se detienen a ver a sus hijos crecer? ¿Cuántos tienen y no disfrutan? Al fin y al cabo lo que uno tiene no lo hace feliz. ¿No es paradójico vivir una vida entera preocupado por tener cada vez más de algo que no nos llena? Pero claro… Es entendible, no hay tiempo ni dinero para poder hacer esas cosas tan simples como ir al parque, tomar un helado con los hijos, hablar con la pareja, comprar un pororó, viajar en carpa, leer un libro, ver las hojas caer en otoño… prestar atención al aquí y al ahora… 

Ser feliz es una elección de vida, una decisión que trasciende completamente el tener… La pregunta es ¿por qué no? El poder esta en la decisión, sé libre de hacerlo, nadie lo va a hacer por vos y las cosas nunca van a satisfacer un vacío existencial. Comenzá a preguntarte… ¿Qué estoy haciendo hoy para sentirme pleno? ¿Qué me detiene? ¿Lo que me detiene es realmente un impedimento? Si lo fuera, ¿qué otra alternativa tengo? ¿Cómo voy a hacer para hacerlo más adelante? Las respuestas de alguna manera u otra llevan a la acción y a tomar decisiones. Cualquiera que tomen, no duden nunca.

Fuente: Guido's Spot